dilluns, 22 de febrer de 2010

El Castillo de Loarre (I)


Sín lugar a dudas, sí tuviera que elegir un lugar representativo de la reconquista aragonesa a la par que de magnificencia reconocida por toda Europa,el lugar elegido sería esta maravilla del medievo enclavado en la sierra caballera (que mejor nombre). En un estado de conservació espectacular, mantiene en plenitud la imagen de aquella época de conquista frente al musulmán. Estamos en la zona de poco frecuente pero obligado paso hacía Ayerbe, a través de la mítica Bolea y fascinantes lugares como Riglos y sus Mallos en los que hoy día se hace buena escalada, rafting y deportes de aventura de todo tipo.

Haciendo una pequeña aproximación al castillo de Loarre se puede ver que es un castillo románico, situado sobre la sierra de Loarre, Aragón (a unos 35 kilómetros de Huesca). Desde su posición se tiene un control sobre toda la llanura de la Hoya de Huesca y en particular sobre Bolea, principal plaza musulmana de la zona y que controlaba las ricas tierras agrícolas de la llanura.

El castillo se asienta sobre un promontorio de roca caliza que utiliza como cimientos. Esto suponía una gran ventaja defensiva, ya que así los muros no podían ser minados (técnica habitual en el asedio de fortalezas, que consistía en construir un túnel por debajo del muro para después hundirlo y abrir así una brecha por la que asaltar). Además está rodeado por una muralla con torreones.

El castillo está en bastante buen estado de conservación (salvo la parte del antiguo castillo de Sancho III de Navarra, mucho más deteriorada) y está considerado como la fortaleza románica mejor conservada de Europa. Destaca la pequeña capilla que hay a la entrada (con una increíble acústica) y la majestuosa iglesia del castillo (de la que se desconoce el paradero de las pinturas románicas) en la que llama la atención la cúpula (por lo poco habitual que es en el románico).ORIGENES

Aunque con alguna reticencia, los historiadores de la etapa romana admiten que Loarre es la Calagurris Fibulariensis, cuyos habitantes, siguiendo el ejemplo de los oscenses, ofrecieron a Julio César su amistad y una sustanciosa ayuda en trigo y hombres para luchar contra los pompeyanos del general Afranio, los cuales fueron vencidos en la batalla de Lérida, el 2 de agosto del año 49 antes de Cristo.

Se supone también que la Galagurris-Loarre (distinta de la Calagurris Nassica, que es Calahorra de Rioja) era la residencia del obispo Jenaro que, con el título de Fibularia, asistió al concilio de Elvira en los primeros años del siglo IV.

El hallazgo de monedas romanas y aún ibéricas en las cercanías del castillo demuestra la posibilidad de una población loarresa muy anterior a la alta Edad Media.

Ninguna noticia se ha conservado de Loarre durante la dominación musulmana. En las obras de restauración de la portada del castillo, al derribar la hospedería del siglo XVIII que la ocultaba, se encontró una pequeña ventana de piedra con doble arco de herradura, mainel y alfiz, correspondiente al estilo de las iglesias mozárabes de la cuenca del Gállego (Lárrede, Busa, Gavín). Está claro que el indicio es pequeñísimo, pero podría hacer sospechar si, en los siglos IX y X, Loarre sería una población cristiana (mozárabe) sujeta al castellán moro de Bolea, la más importante plaza musulmana de la Sotonera, comarca plenamente islamizada. Y bien pudiera ser que el enclave cristiano de Loarre explicase la razón de su conquista por Sancho el Mayor de Navarra dentro del quinquenio 1016-1020: este célebre rey, después de liberar el condado de Aragón (desde Ansó).

CURIOSO

desconocía profundamente hasta ahora mismo lo que sigue: El Castillo de Loarre fue protagonista del rodaje de la película El reino de los cielos (Kingdom of Heaven) del director Ridley Scott, protagonizada entre otros por Orlando Bloom, Eva Green, Liam Neeson y Jeremy Irons. El pueblo de Loarre participó en el rodaje del film haciendo de extra. El castillo puede verse en varias ocasiones durante la película. La famosa fortaleza de Acre ni más ni menos.