dilluns, 1 de febrer de 2010

El Condado de Aragón y nuestras montañas

La actual región de Aragón vive, entre los siglos VIII y X una cierta autonomía que emana de su resistencia a los musulmanes. Se trata de una fase de transición de un protofeudalismo a un Estado Feudal, y todos los enclaves de la zona mantienen dinastías propias, aunque frecuentemente enlazadas entre sí.

Las montañas del Pirineo también fueron sometidas por los musulmanes, aunque no fue ocupada de hecho, ya que no hubo asentamiento de población, porque no merecía la pena el mantenimiento de guarniciones por la pobreza de la tierra montañesa, con una sociedad ganadera y una economía de subsistencia con escasos recursos naturales y demográficos. Simplemente realizaban incursiones periódicas para recibir el cobro de tributos por parte de la población cristiana.

El emperador Carlomagno estaba interesado en la creación de un estado que hiciera de colchón contra el poder musulmán en la cara sur del Pirineo, ésa es la llamada Marca Hispánica. Sitió Zaragoza en 778, pero tuvo que levantar el asedio y retirarse hacia Francia. En esta huida es cuando la retaguardia del ejército carolingio sufrió una emboscada y fue derrotada en la batalla de Roncesvalles, episodio que más adelante dará origen al famoso Cantar de Roldán. Hay discrepancias sobre dónde se sitúa la acción de esta batalla.

Esta influencia franca permitió que surgieran tres núcleos en el Pirineo a comienzos del siglo IX: Aragón, en torno a los valles de Ansó, Echo y del Aragón, Sobrarbe, inicialmente en la Sierra de Arbe, y Ribagorza en los valles del Ésera, Isábena y Noguera Ribagorzana.
Una curiosidad... Aureolo y OroelDel conde carolingio Aureolo tan solo conocemos la fecha de su muerte en 809 y que gobernaba una zona indeterminada frente a las tierras musulmanas de Huesca y Zaragoza. Según la tradición dio nombre al monte más emblemático jacetano, la peña Oroel.

Poco después ya aparece una dinastía indígena, que encabezó el conde Aznar Galíndez y persistiría hasta principios del siglo X. Este conde Aznar sigue siendo un funcionario franco, pero su hijo Galindo Aznárez I será el primero que se intitule conde de Aragón en el año 828, vinculando su familia al valle de Echo e independizado del imperio franco carolingio que ya estaba desintegrándose en este momento, al titularse ese año «conde de Aragón», iniciando una dinastía que, en esta primera mitad del siglo IX, extendió su dominio por los valles de Tena y Aurín, y la cuenca alta del Gállego.

Sin embargo, el gobierno de Aznar Galíndez I no tuvo continuidad, puesto que su yerno, García el Malo, hijo de Galindo Belascotenes y casado con Matrona, se rebeló contra Aznar (posiblemente debido al afán expansionista del conde de Aragón sobre el alto Sobrarbe, regido por García el Malo) y lo desposeyó, hasta que el hijo del expulso conde aragonés, Galindo Aznárez II(893-924), aparezca de nuevo al frente del Condado de Aragón con la ayuda de García Íñiguez de Pamplona.

Posteriormente se unen el condado de Ribagorza —hasta el 872 dependiente de los condes de Tolosa, actual Toulouse— y el de Aragón, y juntos, tras conquistar la ciudad islámica de Boltaña y comunicar los territorios a través del Sobrarbe, formarían el futuro reino de Aragón. Es preciso destacar, no obstante, que Sobrarbe, de más fácil acceso desde el llano a través de los anchos valles del Cinca y del Ara, soportó durante mucho tiempo la presencia musulmana, de forma que Boltaña debía ser musulmana o en pugna entre unos y otros inclusive a comienzos del siglo X.La economía del condado de Aragón fue en sus inicios de gran austeridad, basada en el cultivo del trigo, cebada y avena en las pocas extensiones de cultivo que proporcionaban los angostos valles de la geografía pirenaica, y en la actividad pecuaria, principal recurso de esta economía de subsistencia. También hubo cultivos de vid, aunque escasos debido al inconveniente clima de montaña, ya que la religión cristiana tiene el vino como un producto básico en su tradición cultural.

La actividad industrial estaba reducida a las necesidades indispensables de la población, con una producción artesana y familiar dedicada sobre todo a útiles de trabajo y enseres personales.

La población vivía en pequeñas aldeas e incluso en viviendas aisladas, así como al abrigo de fortalezas y monasterios. Solo a fines del siglo IX comienzan a vislumbrarse ciertos cambios, debido a la evolución de la economía de guerra en la zona fronteriza. Conforme la pujanza bélica se acrecienta, surgen señores que dominan castillos y poblaciones amuralladas, dando origen a una jerarquía social de carácter típicamente feudal. Estos magnates acumularon tierras y hombres y dotaron de un impulso económico a los territorios que defendían y explotaban; similar actividad desarrollaron los monasterios, cuyos monjes no repararon, en muchas ocasiones, en mantener y promover la actividad bélica.

No se puede hablar de establecimientos urbanos en los siglos IX y X. Jaca, que sería la primera ciudad del reino, no experimentó su notable crecimiento hasta el siglo XI, con la creación de la catedral, su papel como encrucijada en el camino de Santiago, y la recepción del Fuero de Jaca que permitió atraer a un importante número de hombres libres burgueses, mercaderes y artesanos, ya con el decidido apoyo de los primeros reyes de Aragón.

fuentes:

-Monográficos. Aragón de condado a reino. Gran Enciclopedia Aragonesa (en línea).

-Sesma Muñoz, J. Ángel, «Aragón medieval», en Ángel Canellas López (dir.), Aragón en su historia, Zaragoza, Caja de Ahorros de la Inmaculada, 1980, págs. 107-186. ISBN 84-500-3905-3.

-Ubieto Arteta, Antonio, Historia de Aragón. La formación territorial, Zaragoza, Anubar ediciones, 1981, vol 1. ISBN 84-7013-181-8.

-Philippe Sénac, «Estudio sobre los primeros condes aragoneses», Aragón en la Edad Media, n.º 14-15, 2, 1999, págs. 1501-1506. ISSN 0213-2486.

-Orígenes del Condado de Aragón,ALCORCES, 1979. ISBN.- 84-7013-138-9

-Como se formó Aragón, Agustín Ubieto Arteta (versió online)