dimarts, 13 d’octubre de 2009

Castillo de Abizanda



Muy vistoso, poco conocido. Diga Vd. que va a Barbastro o a L´Ainsa porque justo a mitad de camino entre las dos poblaciones se encuentra este majestuoso donjon de Abizanda, saludando a quienes pasan por la Carretera A-138.

Ya saben, donjon es palabra francesa que designa las torres con salas que tienen función de palacio. No son como la torre del homenaje de otros castillos que tienen sus dependencias alrededor. Son todo en uno. Atalayas, miradores, pero también residencia, en varios pisos. De ahí que sean grandes torres. Son como un castillo completo pero en vertical, como militares rascacielos del siglo XI.

Hay varios espectaculares en Aragón. Este de Abizanda es de lo mejor.
Planta rectangular de 13,5 x 8 metros. Cinco pisos y remate con saliente y saleroso balconcillo. Desde arriba se ve la espectacular Peña Montañesa, las Tres Sorores y allá, como escondido y oscuro, claro, Monte Perdido.

Dentro, en verano suelen poner exposiciones de fotografía.

Tienen las llaves los padres del Alcalde, en una casa preciosa a la entrada del pueblo, en la plaza Domingo Muniente. Es la plaza un espacio medieval evocador donde está la entrada a la enorme Cueva que se ve desde la carretera bajo la peña del castillo.

Pregunté cuanta gente vivía al pie de la atalaya y un señor de Casa Villar los contó lenta y puntualmente: veinticuatro, me dijo.
Pocos, pero siguen subiendo en romería a San Vitorián el domingo más próximo al 12 de Enero. Llevan pan de caridad que se bendice en el suelo sobre manteles. Luego, en lienzos limpios se posan las langostas. Es día de predecir año.

La gente, alrededor de las langostas, me cuentan que cuenta: si hay más bichejos de coloración verde, habrá olivas; si las hay blancas en más cantidad, habrá buena cosecha de cereal; si predominan las oscuras el año será de viña.
Esto pasa casi en el siglo XXI, en Abizanda, con castillo del XI e Iglesia gótico aragonesa del XVI.

También me cuentan que Abizanda es palabra mora que quiere decir "peaje".

Una monumental, sense dubte, torre de planta rectangular al pur estil Biçantí; si hagués d' imaginar una torre almenada amb fusta resistint els temibles turcs, o Almogàvers, seria aquesta. Impresionant en tamany i localització just en un canvi de vessant a una alçada considerable, dominadora de terres i perplexes vistes. Una nova marabella aragonesa; passant amb el cotxe tot just vaig poder fer-ne una foto, espero poder parar algun dia i comprovar el que expliquen els pobladors als quals imagino romànticament en plena edat mitjana.